26.1.06

El dominio del sexo

Leer la prensa es una actividad siempre sorpresiva. Entre hojeada y ojeada (escrito conscientemente), cualquier lector que sea medianamente avispado puede encontrar alguna noticia que, por el motivo que fuere, haga un llamado a su atención, bien porque el protagonista mencionado en la crónica sea alguien de cuyo nombre se guarda un leve recuerdo en el cuarto trastero de la memoria, bien porque el hecho narrado tenga un atractivo especial para la curiosidad del lector. A este segundo grupo pertenece sin duda una de las cuestiones más comentadas en el día de ayer (o anteayer) en oficinas, tascas, o cualesquiera otros corrillos en los que confluyan dos o más lectores habituales de la canallesca (así al menos nos llamaban, tiempo ha, por estos lares): la venta del dominio del sexo, el sex.com (como este blog es autorizado para todos los públicos, me abstendré de colocar el enlace que correspondería).

Diez millones, según unos, hasta catorce en según qué otras fuentes. En Euros o dólares, lo mismo da que da lo mismo, viene a ser un buen puñado de dineros por solo seis letras. Es lo que ha pagado una empresa llamada Escom LLC por hacerse con uno de los dominios, presumiblemente, más solicitados de toda la cosa internética. El precio más alto pagado hasta la fecha por un dominio, lo que viene a demostrar que con dinero se puede conseguir casi todo, aunque quizá sea verdad que éste no sea el único sistema para conseguirlo.

Dicen que con la práctica, también se puede conseguir el dominio del sexo. Pudiera ser. Practiquen, practiquen. Cuando por fin tengan el dominio del sexo, puede que venga alguien a comprárselo. Aunque mucho me temo que, entonces, no lo venderían. Ni por 14 millones de dolares.
Nepión

9 comentarios:

Pakito Grillo dijo...

Conciso y preciso, Felicitancias.
Diré que, con tal de conseguir tal dominio efectivo, yo, si los tuviere alguna vez, los pagaría.
Y más, si cabe.

Azena dijo...

practicando, practicando, conseguiremos el dominio ;-)

Nepión dijo...

A Azena:
Dicen que existen otras maneras de conseguirlo, pero parece que no dan las mismas satisfacciones. Gracias por volver, por tu comprensión y por tu ayuda para desfacer entuertos.

Anónimo dijo...

¿Sorpresiva? ¿No será sorprendente? ¿De dónde sacas el "palabro"?

El Amo dijo...

Yo ya tengo el dominio del sexo, pero a ninguna le interesa...

Snif. :'-(

Nepión dijo...

Para Anonimo:
Muchos palabros como "sorpresiva" los puedes encontrar en el Diccionario de la Real Academia Española. Es sorprendente la de cosas que se aprenden en libros como ese.

Golfo dijo...

Si claro, con lo que me ha costado... yo esto no se lo vendo ni al cobra.

Alma dijo...

Increíble... si esq. lo que no compre el dinero...
lo sorprendente es la cantidad de dinero que tiene la gente y en las idioteces que se lo gasta...
Lo del sexo... creo q quien tenga verdadera práctica, jamás alardearía de ello, así siempre sorprende.
Y bueno, lo de los titulares es lo que debe buscar cualquier periodista, poner un tituar breve pero que atraía al lector a leer su artículo, es uno de los principios básicos de la prensa escrita;)
Cuídate, besos y un big abra:
Alma;) (f)

scop dijo...

A mi no me extraña que ese tipo de sexo se compre con dinero, es una tradición secular aunque quizás lo que soprenda es que se pague tanto.