24.3.06

De las series de policias

¿Qué tipo de doble moral tenemos? Cuando en un informativo de televisión vemos las imágenes de un grupo de policias apaleando incansablemente a un detenido, generalmente nos surge una palabra de indignación que se masculla entre dientes. Mala cosa, porque eso quiere decir que nos vamos acostumbrando a estas escenas.

Si lo que vemos en el informativo es a otro grupo de agentes del ¿orden? disparando sobre un sospechoso, la indignación se nos atraganta de forma que no nos deja ni siquiera decir una palabra. Si solamente leemos que los agentes que disparan, son tan cercanos como para compartir el mismo tipo de pasaporte que el que guardamos en algún cajon en el dormitorio, la rabia puede volverse irritación, rabia, o incluso, ira contenida. Los más comprometidos, llegado el caso, alcanzarán a pedir la dimisión del titular de la cartera de Interior. Y no sería para menos.

Empero, cuando tras una dura jornada, sentados ante el televisor nos acompaña en el relajo una serie o película de esas de intrigas policiales, con plena tranquilidad contemplamos como los ficticios policias, acribillan sin pudor al malo de turno, sin pensar siquiera que esos policias se hayan podido exceder en sus actuaciones.

De la misma forma que ya a nadie extrañan los letreros de advertencia impresos en las cajetillas de tabaco, ¿no podría incluirse un rótulo en los primeros instantes de estas teleseries y películas advirtiendo que "algunos de los métodos utilizados por los protagonistas de esta serie pueden estar en contra de las vigentes leyes españolas"?.

Podría incluso estar firmado por las Autoridades Jurídicas, por otra parte, tan inexistentes como las Sanitarias que aparecen en el tabaco.

Nepión

2 comentarios:

josemoya dijo...

¿Quizá leíste cierto artículo en mi blog no hace tanto tiempo? ¿O es que la apología de la violencia es tan sangrante que varios nos hemos dado cuenta a la vez?

Nepión dijo...

Pudiera ser, don José. Cierto es que leíle algo sobre el tema, más, lo que son las casualidades, por motivos laborales hube de verme la semana pasada cuantas series de policías pasan por las televisiones de acá y se me hizo más notoria la violencia gratuita. Es más, las exclamaciones de alivio de los espectadores cuando el protagonista de turno acaba con la vida del malo malísimo son muy similares a las señas de indignación que se muestran cuando la escena pertenece a un informativo. Itero mi pregunta: ¿qué tipo de doble moral tenemos?