13.1.06

Cosas de TeleEspe

Sin que sirva de precedente, anteayer fui audiencia de un informativo de televisión. Uno tardío en TeleEspe, que es como empieza a conocerse la autonómica legal de la Comunidad de Madrid, (hay Otra emitiendo sin licencia, pero problemas de orientación de antena me impidieron verla en los primeros días y, luego, ya no he vuelto a intentarlo). En TeleEspe, el último noticioso del día es un informativo de los llamados “de autor”, en los que el director-presentador intenta dar un toque personal a todo el informativo. Algo que ya hiciera, tiempo atrás, el hoy jubilado televisisvo José María Carrascal en Antenatrés, y que otrora lo intentaran en otras cadenas Ribagorda y J.J., Fernando G. Delgado, Felipe Mellizo, Lalo Azcona o Jesús Álvarez (el padre). Nada nuevo.

Rodéase el presentador del noticiero nocturno de TeleEspe, Germán Yanke, de comentaristas de cierto renombre que utilizan multiples altavoces para lanzar sus opiniones (algunos), soflamas (otros). Tampoco es una novedad en la cosa televisiva.

La otra noche quiso el azar que cuando el deambular por los canales (que de vez en vez los espectadores nos convertimos en gondoleros a golpe de control remoto) me detuvo en TeleEspe, iniciaba su comentario político un tipo barbado. Vino a criticar la actitud de don Mariano y sus presididos ante la tramitación parlamentaria del proyecto de estatuto para Cataluña.

Decía César Alonso de los Ríos que el PP no tenía que haber presentado enmienda alguna al citado proyecto, dado que ya se habían pronunciado abiertamente en contra de la totalidad. En el debate del articulado, afirmó, los populares debían abandonarla comisión. Y eso no significa quedarse fuera del debate, desde los medios de comunicación pueden seguir presentando sus enmiendas. (La cita no es textual, pero ese fue el resumen de los dicho).

Vamos, que el ínclito comentarista sugiere que los partidos abandonen el debate parlamentario trocándolo por los medios de comunicación y que las propuestas hechas en éstos tengan rango de ley. Si eso no es un intento de subvertir el orden constitucional, que abran las puertas del cuarto de banderas donde últimamente pasa sus días el teniente general Mena.

Han pasado más de 24 horas desde el lanzamiento de la proclama del sesudo comentarista y no he leido de nadie que se haya hecho eco o rebatido su propuesta. Cosa esta que me tranquiliza en la misma medida que debería preocupar a la presidenta madrileña. Va a ser que TeleEspe no la ven ni los suyos.
Nepión

4 comentarios:

La Perra de Kenia dijo...

Lo siento, desde Ciudad Real no llego a ver Telemadrid , ni la Otra

el Amo de La Elipa dijo...

Si quieres puedes venir a mi casa a verla un ratito

manuel mas dijo...

Muy acertadas las conclusiones, pero me temo que aunque no haya eco o rechazo la corriente antidemocrática que nos asola se lo cree.

josemoya dijo...

Yo suelo verla los días que, a esas horas de la madrugada, no tengo plan. Suelo reírme mucho con las opiniones desaforadas que se vierten...